jueves, 5 de enero de 2012

Capítulo 58: Derechos de autor everywhere!!

Ahora que lo pienso, mucho se está hablando sobre los derechos de autor y creo que se aprovechan de la ignorancia de la mayoría de la gente sobre estos derechos para usarlos como excusa para todo.

Sinceramente, la gota que ha colmado el vaso ha sido la enésima pataleta de Lucía Etxebarría de Asteinza, quien hace escasas dos semanas afirmaba que iba a dejar de escribir para pasarsea la litratura juvenil, ahora afirma todo lo contrario, que ahora que se defiende los derechos de actor volverá a quemar los procesadores de texto. Y la verdad me hace gracia especialmente que sea ella (que tantos problemas ha tenido con el plagio) la que venga esgrimiendo que se deben defender los derechos de autor.

Sinceramente, una de las mayores ventajas de pasarme a hacer el Grado en Ingeniería del Software fue poder cursar la asignatura de Aspectos Jurídicos, Sociales, Éticos y Profesionales donde una abogada nos habló entre otras cosas de los derechos de autor.

En resumen, los derechos de autor son los derechos que tiene cualquier persona cuando crea una obra. Así para entendernos, no tienes derechos de una idea, tienes que plasmarla en un medio físico.

Las obras que están sujetas a derechos de autor son:

- Libros, folletos, obras dramáticas y demás escritos.
- Coreografías, composiciones musicales, canciones.
- Obras cinematográficas
- Obras pictóricas, esculturas, cómics y fotografías.
- Gráficos, mapas, diseños geográficos/topográficos/científicos
- Proyectos y planos
- Software

Y ahora viene la parte divertida, las distintas propiedades que da el derecho de autor. Aquí hay dos diferencias claras entre la legislación americana y la europea. Los americanos solo recogen la propiedad económica de la obra, mientras lo europeos también contemplamos la propiedad moral.

La propiedad económica como su propio nombre indica habla de los aspectos patrimoniales de la obra. Estos derechos son exclusivos del autor de la obra aunque puede cederlos o donarlos a voluntad. Básicamente estos derechos cubren las siguientes acciones. Normalmente estos derechos se suelen vender a las empresas que son las que se encargan de explotarlos.

- Reproducir la obra en formatos físicos. - Que das permiso para imprimir un libro por ejemplo.
- Preparar obras derivadas de una obra. - Traducción a indochino de mi último libro.
- Distribuir copias de la obra. - Que sacamos una edición o lo subimos a Amazon por ejemplo
- Presentar, interpretar o mostrar la obra (según su naturaleza) al público. - Conciertos, exposiciones, etc...

Lo que viene a decir esto es que el autor tiene toda la potestad para hacer o autorizar cualquiera de las cosas que he puesto encima. Estos derechos tienen una duración de 70 años a contar desde la muerte del autor. Por supuesto, cuando muere el autor estos derechos pasan a ser de los herederos.

En segundo moral están los derechos morales de la obra. Estos derechos son los que reconocen al autor de una obra como tal. Estos derechos son personales e intransferibles y duran mientras viva el autor. Por supuesto no se heredan, sería una soberana tontería que un descendiente de Cervantes dijera que El Quijote es obra suya y no del genial escritor. Estos derechos son los siguientes:

- Reconocimiento de la autoría. - Autoexplicativo, se me reconoce como autor de la obra.
- Derecho a firmar con seudónimo o como anónimo. -
- Derecho de arrepentimiento - Si pasados los años te arrepientes de lo que escribiste...
- Derecho a pedir la retirada de la obra. - Suele ir ligado al anterior, si te arrepientes puedes pedir la retirada de la obra del mercado
- Derecho a pedir el primer o el último ejemplar (si solo queda uno) - Gran oportunidad, si quieres tener el primer ejemplar te lo puedes quedar para ti. Si triunfa y sigue en su envoltorio original es todo un objeto de coleccionista.

Ni que decir tiene que los únicos derechos por los que llora la gente (posiblemente a raíz de las empresas que están detrás de ellos) son por los económicos cuando arramplan lo que pueden con los segundos. Puede que haya personas con problemas más serios que los vuestros y con unos derechos fundamentales que se incumplen y en situaciones mucho más injustas. Pero bueno, el derecho a llorar y quejarse por no poder vivir todo lo bien que quieres y a no tener tanto como te gustaría no está regulado y sigue siendo gratis...

Espero que esto haya servido para que os hagáis una idea de TODO lo que abarcan los derechos de autor y no solo la pequeña parte de la que viven los que tanto se quejan (y seguro que mucho mejor) que los que compran sus obras.

1 comentario:

Carlos González dijo...

Estimado Zeru, yo soy el primero en reconocer que un buen día me di cuenta que habia ganado.

Hace tiempo que no defiendo mi libertad y soy un mero observador de como los creadores tiran piedras contra su propio tejado.

Cierto que cada vez mas soy un generador de contenidos, un autor, un creador. Este comentario es original, mis 5 blogs son originales, los multiples foros donde participo son originales.

Autores y público nos estamos fundiendo y confundiendo. Pero tengan muy claro que ningún juez de España les va a multar por ver una película o leer un libro en internet.

Autores y creadores del mundo ¿Realmente es la empresa la mejor garante de vuestros intereses?

Yo soy vuestro aliado, vuestro fan y lector, en la vida estaré en contra de vosotros y me entristece que penseis lo contrarío. Cuando decidais defenderos y luchar por unas reglas mas justas y adecuadas al presente y el futuro, me tendréis de vuestro lado.